Ya se han hackeado máquinas de Coca-Cola, de Pepsi y ascensores ahora le toca a las cafeteras. Un tipo hizo una serie de pruebas con una de estas máquinas instalada en su oficina, marca Wittenborg, modelo FB7100; esta no hace un buen café y a un tipo no se le ocurrió mejor cosa que hackearla para mejorar la calidad del producto.

Se encontraron dos formas de logralo:

  1. Por medio de un bug en el software del aparato que hace que la máquina falle. Para que esto suceda quitas la taza del dispensador antes de tiempo, de esa manera logras que esta procese por más tiempo el café y el producto final mejore.
  2. Haciéndole creer a la cafetera que la pequeña˜compuerta donde se deposita el cafe está abierta y presionando el número 4, con lo cual se accesa al menú de los técnicos y desde ahí modificar la cantidad de ingredientes que se usan para preparar un cafe y de tal forma mejorarlo.

(Gracias Ruben)