Todos los martes Erich Martino [Mongolia, Réplica, Inclasificable en Radio Ibero 90.9, Referencia en Radioactivo 98.5] contribuye con una columna semanal sobre música. Pueden visitar su weblog: Fábrica.

Con 71 años de edad y victima de cancer cerebral, falleció Robert Moog. Y aunque probáblemente muchos de ustedes no lo conozcan el señor Moog fue uno de los pilares más grandes que han existido en el desarrollo de instrumentos electrónicos, lo que por supuesto lo convierte en una pieza clave para lo que hoy en dia conocemos como música electrónica. Su influencia (aunque siempre en el área técnica) ha imotivado a prácticamente todos los músicos con perspectiva e intereses en sonidos propositivos y vanguardistas. Desde el rock progresivo de Tangerine Dream, Yes o Pink Floyd, a las inclasificables composiciones de The Chemical Brothers.

La colaboración mas reconocia de Moog se realizó en 1968, junto a Wandy Carlos, cuando el segundo le pidió la construcción de un sintetizador análogo de características específicamente diseñadas para intrepretar la música de Bach. Según Wendy Carlos, ya no existe ningun órgano en condiciones de reproducir, tal con la fidelidad y sónido originales a las composiciones de Johann Sebastian, todo debido al desgaste del tiempo y mantenimiento que obviamente han sucumbido ante el paso de los siglos. El resultado de la fabricación de ese sintetizador se convirtió en el álbum de música clásica mas vendido en la historia [Switched on Bach]. Lo más curioso de ello es que se comprueba la relatividad del tiempo al escuchar, en uno de los intrumentos más avanzados del siglo pasado, las innovadoras composiciones realizadas varios siglos atrás, pero que incluso hoy suenan como ninguna otra cosa en éste planeta.

Descanse en Paz, el creador de los sintetizadores análogos que llevan su nombre, el Profesor Robert Moog.