Todos los viernes estaremos ofreciendo una reseña de una película. Esta no es necesariamente nueva y puede que no esté en cartelera cuando sea publicado, la idea es recomendar (o no) películas para el fín de semana. Si te interesa mandar tu reseña por favor envíala por cualquiera de nuestras formas de contacto.

Como película Garden State tiene un gran punto a favor: es normal. No tiene un solo elemento extraordinario, sensacional, no hay un solo momento destacable cinemático; símplemente cuenta unos cuantos días de un actor frustrado de la costa oeste que no obtuvo el éxito que quería y que tiene que regresar a su ciudad natal carente de glamour debido a la muerte de su mamá.

Dirigida, escrita y protagonizada por Zach Braff (conocido por su papel en la serie Scrubs) a medida que la película avanza te da una extraña sensación de ver una historia autobiográfica de reencuentros, redescubrimientos e intentos de cerrar círculos en una historia que al protagonista le parecía de una vida pasada.

Tanto Natalie Portman como Braff hacen un excelente trabajo, de hecho sorprende que esta sea la primera película que dirige y como pasó de ser “nadie” a un artista que le pone un poco de contenido al mundo vacío de Hollywood. No esperes estar al borde de la silla mientras ves esta película, espera ver una historia total y complétamente ordinaria, como nuestras vidas, lo cual la hace tan buena.