Ian Blair, comisario de la policía de Londres comunicó hoy que el número de víctimas a los atentados de ayer son más de 50. Calculan que en los ataques no hubieron terroristas suicidas pero nada se descarta. Unas 700 personas resultaron heridas, la mitad atendidos en el sitio de los sucesos y el resto en hospitales de la ciudad.

Cada una de las bombas contenía menos de 4.5 kilos de explosivos y lo más seguro es que se encontraban en el suelo o, en el caso del autobús, en un asiento.