Un niño de 10 años le causó tremendo problema a un banco de la ciudad de Chorzow al sur de Polonia al dejar una bomba falsa en el lugar. Un empleado encontró la nota que decía que todos morirían con una bomba si no se entregaban 50,000 zlotys (unos 14,600 dólares) en un plazo de 24 horas.

Resultó que el niño estuvo el día anterior con su madre en el banco y salió poco satisfecho del servicio de este ya que su mamá se tardó mucho haciendo trámites y el "pobrecito" probáblemente quería ya regresar a jugar con su Playstation y se desesperó. No pensó en nada mejor que una amenaza de bomba.

Cuidado con los clientes insatisfechos ...o sus hijos.