Ni las estampillas de correo o Memín Pengüin (en este caso) se salvan de la desgracia de tipografía que es la Comic Sans, y es que simplemente es el tipo más feo del planeta.

También lean la historia de estas estampillas que están causando polémica en Estados Unidos.