Un tipo llamado Sean Cooper asegura que construyó algo llamado gyroplane, un vehículo que puede ser conducido en tierra, como un carro normal pero que si lo necesitas, puede volar. De hecho tuvo que salir de viaje por trabajo y lo que hizo fue manejarlo hasta el aeropuerto, desde ahí voló hasta el aeropuerto de destino, para manejar hasta la oficina.

Supuestamente tuvo muchos problemas con el departamento de vehículos motorizados para registrar este aparato como un vehículo y un giroplano, pero al final aceptaron y tiene placa de California. El motor usa gasolina normal y este cuesta unos 50,000 dólares. No hay mucha más información, solo la foto que hay en el post y una en lo que parece ser el sitio de Sean Cooper: gyropatrol.com