Un tercio de las compañías en Estados Unidos monitoréan el tráfico y contenido de emails de todos sus empleados y el 43% de estas contrata gente encargada exclusivamente para esto [vía]. No solo pierden dinero al hacerlo ya que prácticamente no se han descubierto "problemas" con este tipo de monitoreos sino que la productividad de las personas que saben que están siendo monitoreado disminuye.

Casi cualquier persona que realmente intenta enviar información corporativa o inapropiada usa herramientas de email gratuitas como Hotmail, Yahoo Mail o similares. ¿Tal vez deberían preocuparse más en los empleados irresponsables con falta de sentido común que bloggean cosas que no deberían?