Cuando Mark Mumma intentó que Cruise.com dejara de enviarle correo no solicitado (spam) nunca imaginó que ellos terminarían demandándolo por 4 millones de dólares, la razón: acusarlos de ser spammers. Aún así Mumma parece tener la ventaja ya que ha documentado paso a paso las acciones tomadas contra esta empresa y los ataques que ha recibido por parte de ellos.

Los detalles de este curioso caso los pueden seguir por medio de este sitio. Lo que queda claro es que los spammers odian que los llames así.

(Vía Techdirt)