Si esperaban que el hackeo a T-mobile y el "incidente de Paris" (Hilton y su Sidekick "hackeado") fueran algo malo para T-Mobile están equivocados.

Según el NewYork Post: "Los puntos de venta de T-mobile en NewYork están agotando sus Sidekicks, a pesar (o mejor dicho por el hecho) del hackeo a la terminal de Paris Hilton y las fotos que se robaron de esa terminal"

Es la primera vez que veo un problema de seguridad grave como una "estrategia de marketing".

Vía: Engadget

Deja un comentario

Deja tu comentario