Reigncom, la compañía que frabrica el iRiver ha lanzado una nueva publicidad en Corea del Sur con la cual planean apoderarse del mercado de reproductores digitales portátiles en ese país. La ridícula idea consiste en apelar al deber patriótico de comprar el iRiver por ser un producto coreano.

Engadget tiene la traducción de parte del anuncio, la cual es por demás muy graciosa. Esto me recuerda a la campaña que algunas compañías emprendieron en México para que les compren sus productos solo y únicamente porque son mexicanos, no porque sean buenos.