Ward Jenkins que es un director de animación en Atlanta, Estados Unidos, ha puesto un blog donde por medio de varios posts y retoques en Photoshop de cuadros de la película Polar Express explica y muestra el pésimo trabajo que se hizo para "trasladar" a los actores en animación en 3-D. Una de las observaciones más frecuentes es como los personajes parecen más muñecos (en especial por los ojos y el pelo) que seres humanos, a lo que el llama un "desastre ferroviario virtual".

Los resultados, como se puede ver en la imagen son muy obvios. Por cierto...la película es pésima.

(Vía Boing Boing)