La realidad supera a la ficción:

Hace unos meses, este hombre envió un correo electrónico a un conocido suyo, en el que se indicaba una página web para que entrar en ella.

La inocentada consistía en poner el nombre y apellido de la víctima de la broma delante del dominio esgay.com (nombre.apellido.esgay.com). Al acceder a la página en cuestión, en la que pone claramente que es una broma, aparecen una serie de noticias falsas aludiendo a la condición sexual de la víctima.

El dominio ha tenido más de cinco millones de visitas, cada una con un nombre diferente, pero sólo uno ha decidido denunciar por considerarlo injurioso.

El denunciante, R.H.P., pide al emisor del mensaje y al creador de la página una indemnización de 36.000 euros. Ayer se celebró el juicio y, por primera vez en Zaragoza, se visionó en la sala la página web como prueba pericial. La sentencia, en una semana.

(Vía Delirios de un informático)