La realidad supera a la ficción:

Hace unos meses, este hombre envió un correo electrónico a un conocido suyo, en el que se indicaba una página web para que entrar en ella.

La inocentada consistía en poner el nombre y apellido de la víctima de la broma delante del dominio esgay.com (nombre.apellido.esgay.com). Al acceder a la página en cuestión, en la que pone claramente que es una broma, aparecen una serie de noticias falsas aludiendo a la condición sexual de la víctima.

El dominio ha tenido más de cinco millones de visitas, cada una con un nombre diferente, pero sólo uno ha decidido denunciar por considerarlo injurioso.

El denunciante, R.H.P., pide al emisor del mensaje y al creador de la página una indemnización de 36.000 euros. Ayer se celebró el juicio y, por primera vez en Zaragoza, se visionó en la sala la página web como prueba pericial. La sentencia, en una semana.

(Vía Delirios de un informático)

Participa en la conversación

6 Comentarios

Deja tu comentario

  1. ¡Hay no te pases!, qué poco sentido del humor. Y para colmo ¿llevarlo a un juicio? Me hace pensar que realmente tocaron una fibra sensible… ¿será gay?…hahahah o ¿no tiene dinero????…hahaha

  2. fuera del impacto de esta noticia, me pregunto qué impacto tendría una web similar donde pudieras poner el nombre de tu político o gobernador o presidente favorito, solo que en lugar de que dijera «es gay», se pusiera «es un asesino» o cosa semejante…

    no sé, ¿comenzaría un bombardeo de mails con algún nombre específico como el de Bush?

  3. No puede ser. Si esa pagina es para reirse no mas, que idiota ese tipo que demando. si la razon para poner la demanda no fue ganarse esos euros, entonces es porque ese individuo es un bestia resentido.

  4. de que los hay los hay. Un amigo mio se encabronó con otro amigo porque le mandó esa página con su nombre, y el muy wey creyó que nos habíamos tomado la molestia de dar de alta esa página en la web con tal de hacerle la broma. Hasta que le explicamos al tarado … igual se encabronó. Me hizo pensar que quizás le atinamos y esta dentro del closet …

    en fin.