Wired publicó hoy un interesantísimo artículo sobre el pobre nivel en las pruebas hechas a las máquinas para ejercer el voto electrónico en Estados Unidos. El jefe del equipo de examinación de equipo para voto electrónico de la Universidad de Iowa, Doug Jones, se sorprendió con el hecho de los resultados que emitió un laboratorio federal sobre las máquinas hechas por una compañia llamada I-Mark Systems en 1996. Según Jones estas máquinas nunca debieron haber sido usadas.

Esta compañia terminó siendo propiedad de la empresa Diebold y aunque parezca mentira sigue tieniendo los mismos problemas que en 1996, sobre todo la pésima seguridad y encriptación usada.

Pero mucho más grave que eso es leer este tipo de aseveraciones dadas en "país de la libertad":

If election officials admit that the standards and certification process are bad, then public confidence in elections is threatened (and) participation in elections will go down," Jones said. "So the question is, do you talk about this? The answer seems to be, for a lot of people in the election community, no.

Basicamente se prefiere no decir nada a la gente y mantenerlos en una falta de conocimiento muy cómoda y esperar que de esa manera la gente vote independientemente de que las fallas en estas máquinas causen problemas graves en las elecciones y sin importar lo que la gente pueda opinar o sentir al respecto a largo plazo porque cuando suceda casi todos se habrán olvidado de eso.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.