El principal inspector de la misión asignada a buscar armas de destrucción masiva en Iraq, Charles Duelfer, [informó ayer ante la comisión de Inteligencia del Senado](http://elmundo.es/elmundo/2004/10/06/internacional/1097077492.html) estadounidense que no existen tales amenazas y no ha encontrado resto de ellas.

> A cuatro semanas de las elecciones presidenciales, el presidente de EEUU ha insistido en que el régimen de Sadam contaba con un largo historial de posesión y uso de armas de destrucción masiva, de odio a EEUU y estaba incluido en la lista del Departamento de Estado de naciones patrocinadoras del terrorismo internacional.

Para Bush el tema de Iraq, la seguridad y la guerra en contra del terrorismo desgraciadamente es uno de los puntos más fuertes de su campaña política. Pero siempre hay excusas:

> La Casa Blanca, el Gobierno británico y el gobierno provisional de Irak han coincidido en destacar que el informe deja claro que Sadam Husein tenía la capacidad y la inteción de desarrollar el armamento prohibido.

La cual no suena tan disparatada, pero hay un pequeño detalle que la invalida:

> Duelfer ha confirmado que "a pesar del deseo de Sadam de retener los conocimientos de su equipo nuclear y de sus intentos por quedarse con algunas partes clave del programa -después de 1991-, durante los siguientes 12 años la capacidad de Irak para producir armas disminuyó.

Las intensiones no arman bombas nucleares por si solas. Si la capacidad para producir armas disminuyó a partir del 1991 significa que Hussein era mucho más peligroso hace 6 años que hace 6 meses.

Participa en la conversación

2 Comentarios

Deja tu comentario

  1. Creo que muchos sabíamos desde lo sucedido en USA con las torres gemelas que todo era una invención de Bush así que esto no es nuevo, nada nuevo, para inventar cosas son buenos.

    ¿Cuándo han tenido seriedad esos informes si Powell al inicio mintió?

    Por cierto esos datos de las armas sobre Hussein salieron publicados hace mucho tiempo en análisis de diversos periodistas en La Jornada, es decir, no son datos escondidos ni nuevos.