Expertos ingleses en seguridad pública han estimado que unos 100,000 iraqies civiles han muerto después de la ocupación (ahora injustificada) de Estados Unidos. Así mismo las posibilidades de morir para cualquier ciudadano de Iraq ha aumentado 2.5 veces.

Mujeres y niños son los que más han muerto y los ataques aéreos son la razón más común de estas muertes.

Este estudio fue difundido a pocos días de las elecciones en Estados Unidos a propósito ya que el lider de esta investigación, Les Roberts, está muy en contra de la guerra.