A mi me encantan las quejas respecto al Google Desktop. Algunos lo sentencian dándole el calificativo de spyware, otros dicen que es un atentado a la privacidad, otros creen que es sospechoso, y otros más fatalistas están seguros que es parte de un plan maestro para obtener la información de todos nosotros en todo el mundo para usarlas en nuestra contra desembocando en alguno de los fundadores de Google convertido en Darth Vader y usando el lado oscuro de la fuerza para rompernos el cuello y servir a la mega-corporación Google por toda la eternidad.

Pero ninguno lo ha desinstalado (aunque digan que sí).