Situación real:

Un familiar envía unas fotos de sus últimas vacaciones a unas 150 personas (hermanos, tios, sobrinos, padres, abuelos, hijos, amigos, cuñados). Alguna de estos 150 destinatarios le contesta a la persona que envió las fotos diciéndole lo mucho que le gustaron, pero este email le llega a los otros 149 que recibieron originalmente el email, otra persona también contesta al contestador y el email también le llega a todos los destinatarios del email original.

Habiendo tanta actividad entre tanta gente alguno cree que una cadena con chistes puede resultar cómico para todos y lo envía, otro responde con otra cadena de imágenes curiosas o poco probables. La cosa se pone grave cuando uno o varios de estos 150 destinatarios responde a todos diciendo que ya no quiere recibir estos emails y otros contestan (si, también a todos) con mensajes como "hey no seas tan pesado".

¿Cómo lo paras? -- ¿Cómo le explicas a tanta gente que contestar a todos no está bien, sin mandar otro de estos mensajes masivos? -- ¿Te ha pasado algo así?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.