Me parece que los diputados gobernantes de México leen demasiados cuentos y necesitan unas clases de ortografía.

Esto durante el 4to informe de gobierno. En vez de pensar como "ridiculizar" al presidente deberían usar ese tiempo en trabajar.