Cansados de los teléfonos sonando en medio de los sermones y misas, un grupo de iglesias mexicanas tomaron medidas drásticas, contrataron sistemas de interferencia de frecuencia israelíes, sacando de servicio (directamente) los celulares que entran en las iglesias.

Pese a lo molesto que resulta el uso que muchas personas le dan a los celulares, este tipo de acciones son ilegales porque el espectro está reglado en todo pais que haya redes celulares. ¿Pero que debe predominar en estos casos? ¿Usuarios irrepetuosos o la ley sin excepciones?

Deja un comentario

Deja tu comentario