Los que viven en España empezarán a ver una nueva campaña llamada "La Ley Actua" en la cual aparece una persona a media luz frente a un monitor en un intento de demonizar a los "jóvenes" que usan computadora, relacinándolos inmediatamente con la delincuencia bajo una leyenda que dice:

La difusión de contenidos ilegales en internet es un delito castigado incluso con la cárcel.

Mediaticamente ya es grave. Enfocado de esta manera, puede causar confusión a personas muy poco relacionada al internet y las computadoras (en especial las personas que no lo usan). Pero más que eso, tiene una grave falla, según la Asociación de Internautas:

Según nos informan los Ministerios de Cultura y de Justicia, puede caer sobre cualquier buscador que posibilite el acceso a contenidos ajenos o sobre cualquier persona que tenga una página web con enlaces a contenidos ajenos, contenidos que alguien, de forma anónima, puede denunciar en un teléfono que no requiere identificación alguna.

Eso significa que Google estaría infringiendo la ley en España. Si yo hago una búsqueda por "Momentánea", el buscador está posibilitando el acceso a contenidos ajenos a la persona que hace la búsqueda e inclusive bajar mis imágenes (que no usan licencia Creative Commons sino un tradicional Copyright a falta de algo mejor), de hecho puedo hacer varias búsquedas de imágenes y muestra directamente mis fotos.

¿Talvez debería llamar al número anónimo y denunciar a Google? Yo se, sería ridículo. El problema esencial es que las personas que crean estas leyes es que no conocen la esencia misma del internet, pero esas no son noticias nuevas. No entienden que el acceso a la información no equivale a robo, ni al atentar contra los derechos de autor.

Por otro lado el gobierno español pide a sus ciudadanos que actuen con responsabilidad, pero para lograrlo deben de ser el ejemplo. Poner una línea anónima donde cualquiera pueda denunciar un buscador o sitio es ser irresponsable, es ir por el camino fácil y terminar estigmatizando el internet por la falta de sentido común de unos pocos.