No acostumbro hablar de deportes, pero no me puedo resistir las tonterías que el desafortunado y siempre muy mal presentado director técnico de la selección ecuatoriana de repente dice. En relación a la muy cómica actuación en copa América de Ecuador, el "Bolillo" nos ilumina:

En cuanto al último partido con la selección de México en donde mejoró Ecuador con algunos cambios de jugadores, el estratega colombiano señaló que "cuando ya no se tiene compromisos es mucho más fácil hacer un buena actuación que cuando se tiene un compromiso por clasificar"

Y ya que está a punto de renunciar, se me ocurre que como político de su país funcionaría muy bien, porque no se me ocurre otro trabajo donde excusas tan idiotas causen efecto.