Desde que el 1er día que tuve un iPod agarré los audífonos que vienen con el aparato y los dejé en esa caja de cosas que nunca más uso, si el iPod es el ejemplo de la perfección de la unión entre diseño y función, sus audífonos exactamente lo contrario.

Hace unos días Apple cambió sus odiosos audífonos por los nuevos "In-Ear Headphones" que supuestamente mejorarían notablemente la experiencia de escuchar música con su MP3 player y iPodlounge le hizo una reseña.

Al parecer seguimos en lo mismo. A mi no me queda claro que pasa. Hacer un par de audífonos decentes (en diseño) debe de ser medianamente sencillo, no es necesario reinventar la rueda par lograr que sean cómodos.