Ayer mi gato decidió saltar al vacío. Cayó 3 pisos o 7 metros y yo me volví loco. Después de varias búsquedas sin éxito lo encontramos, escondido detrás de un árbol en la calle.

El cayó hasta el patio de un departamento en la planta baja de éste edificio. Unos niños que viven ahí lo vieron, pero el gato adolorido y llorando salió corriendo y le abrieron la ventana y así terminó en la calle.

Ahora el gato está medio deprimido, enojón y duerme mucho. La veterinaria ha dicho que no le pasó nada (sorprendente) pero que tiene un poquito de fiebre y si, efectivamente está deprimido. Cojea mucho, porque le duelen sus patas por la caida...asi que no le dan ganas de caminar. Yo lo que no puedo creer es lo exageradamente paternal que soy. Ayer no dormí practicamente para cuidar al gato, no quiero saber que pasaría cuando tenga hijos y uno se enferme...

Lo bueno es que no pasó a mayores y ahora el gato está dormido, ha comido un suplemento alimenticio de vainilla para bebés (es lo único que quiere comer) recetado por la veterinaria.