Ayer al terminar los noticieros de las 3 de la tarde (hora en que pasan los noticieros en México) que nunca veo porque no estoy aquí, mientras "ponía la mesa" para comer me encuentro con lo siguiente:

Escena #1: Una mujer conductora, en sus 40s o casi 50s pero muy visiblemente operada, con un vestido de piel falsa de leopardo, explica que en México cada día hay más casos de "estos" y que ya no sólo es en mujeres sino que ahora en hombres. Con una cara de preocupación, sigue soltando una serie de frases de un guión muy malo, escrito por alguien que seguramente recibe un alto sueldo por hacerlos. Al final dice:

"...y el caso de hoy es: (en forma de punchline) ¡mi esposo se prostituye!"

Evidentemente, era un talk show más. Ya me imaginaba que venía, pero no totalmente.

Escena #2: La gente aplaude.

Yo sorprendido. ¿Por qué aplauden? - ¿Por lo que dice esta mujer?, si está condenando la prostitución, ¿en qué momento es motivo de aplausos?

Comerciales. Cosas de La Academia y Elektra. Volvemos al programa:

Escena #3: Una señora de aproximadamente 40 años, muy preocupada porque recibe llamadas anónimas diciendo que su marido con el cual se casó hace 10 años le es infiel. Todo estaría muy bien pero un pequeño detalle se escapa: su actuación es muy pero muy mala. Titubea, no se aprendió muy bien el guión. La conductora prácticamente tiene que guiarla en su relato.

Escena #4: Aparece el "marido". Un tipo de máximo 25 años, con un estereotipo de profesor de gimnasio. La diferencia de edades es evidente entre los dos, pero para el público que está dirigido es perfecto. Elementos de situaciones ideales y aspiracionales. Él nunca la llama por su nombre mientras le habla a su "esposa", tampoco usa diminutivos o palabras amorosas. Él asegura que no se prostituye, que eso lo dice la gente envidiosa, y únicamente trabaja en un bar por las noches.

Después de que una tercera persona (hermana de la esposa) lo acusara y que mostrara un video que grabó, se comprueba que el "marido" sí se prostituye. Una vez más se escapa un pequeño detalle: el video es hecho con una cámara de televisión.

La conductora empieza con un speech previamente preparado en que habla de que eso no está bién. Él contesta que sólo lo hacía para darle lo mejor a su familia. Ella contesta oportunamente que esa no es la manera. Prostituirse a escondidas, las poses y doble vida no son cosas buenas que llevar a casa, son cosas malas. Prostituirse para dar una buena vida a su familia es un precio muy alto que él está pagando.

La esposa esconde su mirada detrás de sus manos, viendo al piso. Él por momentos se rie.

Yo no creía lo que veía.

Mientras escuchaba el discurso de 5 minutos de esta conductora el cual se lo iban diciendo por apuntador o leía en un teleprompter, en mi mente solo se cruzaba la idea de que como ella, Rocío Sanchez Azuara, podía hablar de valores morales o de qué está bién y qué está mal, siendo ella misma la prostituta #1 de la televisión, que se vende al mejor postor para conducir un programa que lleva realismo de pacotilla a las casas de una sociedad idiotizada por TV Azteca y Televisa.

Apagué la televisión. Entendí que el programa que veía llamado "Cosas de la vida" es la esencia pura de lo que es la televisión mexicana en estos momentos.