Como ya todos sabrán, el día martes hubo un temblor relativamente fuerte en la ciudad de México, aquí no pasó nada de nada y todo bién pero recibimos un susto fuerte (el edificio sonaba todo).

Apenas bajé por las escaleras 7 pisos del edificio donde trabajo, lo primero que pensé es hacer llamadas para ver si todos estaban bien y justamente eso fue lo primero que falló. Durante casi una hora, todos los sistemas de telefonía celular estuvieron saturados y fallando.

Cuando hay un temblor fuerte lo primero que hago es agarrar mi computadora. He bajado corriendo de mi casa sin zapatos y pero con la mochila y computadora en mano y obviamente la gente se rie mucho. Pero no hay que olvidar que el internet originalmente fue justamente para comunicación en caso de desastre.

Asi que mientras iba en camino de noiselab a radioactivo, tratando de hacer llamadas decidí conectarme desde el teléfono y estuve casi 30 minutos online en el Yahoo! Messenger sin un solo problema, ahi algunos preguntaron si todo bien, y etc.

Y ahi es cuando me acuerdo de la magia que tiene el internet, y como si sabemos aplicar la tecnología de forma correcta podemos darle muy buen uso. Mientras que la telefonía celular no está lista para una emergencia masiva, el internet se ha comprobado miles de veces que es el mejor vehículo para comunicar, reportar y dar cuentas de lo que le esta pasando a alguien envuelto en una situación muy intensa, en desastres masivos, guerras, etc.

👇 Más en Hipertextual