Sabes que eres un blogadicto cuando alguien te pregunta como estuvo tu semana y tu le contestas:

"...ah, leelo en mi bitácora".