Las tertulias y los bailes siempre se ven interrumpidos por las hordas de zombies, los encajes revelan ser el escondite de las espadas cortas, y los botines de los mosquetes. Los altos peinados permanecen impolutos luego del combate con los zombies que se caracterizan por poder hablar y buscar su alimento favorito: cerebros.

Esto último da nueva cuenta del conflicto terrible y añejo que existe entre Darcy y el señor Wickham, y es que este se da cuenta que los zombies no pierden su compostura, su... aristocracia, si no han comido cerebros humanos, esto da pie a conspiraciones, conflictos y la trama final. Como decía, es llevado a cabo con mucho ingenio y diversión.

Pride and Prejudice and Zombies

Los actores que participan en OP&Z son de lo mejor de la película. Las caracterizaciones de cada uno son impecables, aunque siempre suspiraremos por el Darcy de nuestra imaginación o el interpretado por Colin Firth. La Elizabeth Bennet interpretada por Lily James gusta mucho, lo mismo la caracterización de Jane Bennet por Bella Heathcote. El Darcy de nuestro corazón está interpretado por Sam Riley, y, aunque un poco extraña su apariencia tan britpop, el papel encantador de Darcy sobresale a esto último; quien, además, en esta versión es comandante de las fuerzas armadas para combatir zombies y un consumado identificador de zombies infiltrados en las fiestas de la alta sociedad.

Otro actor que se lleva las palmas por su papel es Matt Smith, quien interpreta a Parson Collins, el primo de las Bennet y heredero de la morada de Hertfordshire por la pura suerte de ser hombre y no mujer como todas las hijas del señor Bennet. El adulador Collins es superdivertido, odioso e hilarante con sus múltiples halagos a su protectora, Lady Catherine de Bourgh. Esta última interpretada por una Lena Headey, arrogante, guapísima y genial como ella sola. La adaptación de su papel a la película es como una heroína cazadora de zombies, esto tiene toques de un humor fresco que se agradece.

Si no fuera por ciertas escenas que no tienen mucho sentido y varias licencias en la historia que tenemos que ceder, Orgullo, Prejuicio y Zombies sería una comedia mucho más fina. Aunque, sin duda, es una película que cumple lo que promete: diversión, romance en la campiña británica del siglo XIX y muchos zombies. Algo también muy destacado es el contexto histórico narrado muy al principio de la cinta y que está animado con caricaturas con la estética de cartones de esa época.

Conclusión

7
10

Burr Steers creó en Orgullo, Prejuicio y Zombies una comedia muy divertida y alocada, basada en la novela de Jane Austen. La adaptación libre es muy ingeniosa, congruente y da pie a lo que promete (y cumple): romance a tope, aristocracia y buenos modales combinado con hordas de zombies hambrientos de cerebros. Ah, y artes marciales. Esta locura ecléctica dio por resultado una mezcla de estéticas que parecería imposible combinar y que funciona. Uno de los mayores aciertos son las actuaciones. En fin, una película que divierte y no decepciona, muy por el contrario se encontrará llena de humor fresco.

Pros
  • La adaptación en sí
  • Las estéticas opuestas combinadas
  • La historia de amor de Liz y Darcy que siempre nos hace suspirar
  • Las actuaciones destacadas de Matt Smith y Lena Headey
Contras
  • Escenas sobradas
  • Incongruencia en ciertos puntos de la historia que la hacen sentir forzada

Recomendados

Ivonne Lara

Hago diseño y el a su vez me construye. Amo la música, la ciencia y la tecnología tanto como ellas me aman a mí. Chica cósmica, mamá cósmica, geek cósmica. Más artículos del autor »
Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)