Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies :)

iPad Air

20 de noviembre de 2013

iPad Air (Ficha)

  • Procesador: A7 64-bits 1,4 GHz Dual Core
  • Co-procesador M7 para sensores de movimiento
  • Capacidad: 16, 32, 64 y 128 GB
  • Memoria: 1GB RAM
  • Pantalla: 2048x1536 (264 ppp) 9,7 pulgadas multitáctil
  • Conectividad: Wi-Fi 802,11a/b/g/n MIMO, Bluetooth 4, 3G, LTE
  • Peso: 478 gramos (Versión Wi-Fi + Celular)

¿Es el iPad el mejor dispositivo post-PC? Sin duda. Pero en el espacio de dominancia en tablets en la que se encuentra Apple, siguen innovando lo suficiente? La respuesta a esa pregunta es el iPad Air, no solo es la mejor versión del iPad que la compañía ha fabricado, es probablemente de los mejores productos que alguna vez han hecho. Ahora el reto es demostrar que con un dispositivo de este tipo es posible ser tan productivo como con una computadora normal. El iPad Air no solo es el mejor iPad que Apple ha fabricado, creo que es uno de los mejores dispositivos que han salido alguna vez de la casa. Es una grandiosa mezcla de poder de procesamiento, ligereza con una pantalla retina simplemente espectacular.

¿Cómo mantener el mismo nivel de productividad que tengo con mi PC o Mac en el mundo post-PC? Es la pregunta que me ha rondado en la cabeza durante casi tres años y que que cada vez es más recurrente a medida que me veo, naturalmente, mudando más y más de mis actividades de OS X a iOS.

Dudo mucho ser el único que se encuentra en esta misma situación, de hecho estoy seguro que a muchas personas les está pasando (independientemente del sistema operativo) que cada día hacen dejan de hacer cosas en su escritorio, frente a un monitor o en un portátil y más en el smartphone o la tablet.

Este, en mi opinión, es el principal y primordial reto con el que Apple se enfrenta ahora mismo: ¿Cómo hacer que las plataformas post PC sean herramientas tan productivas como las PCs (y ahí incluyo a las Macs)? El pensamiento viene reforzado por los comentarios e indicaciones hechas tanto en las presentaciones de productos nuevos como en el briefing que recibí antes de que Apple me de un iPad para reseñar. Siempre se hace énfasis en cómo un iPad no solo es para consumir contenido, también es para crearlo.

Es bajo esa premisa que el iPad Air se ha construido: la combinación de dos características primordiales: poco peso y muchísimo poder de procesamiento. Esa combinación cambia radicalmente la experiencia de esta nueva versión del iPad: un dispositivo extremadamente móvil, sumamente ligero que, aunque sea de 9,7 pulgadas, puede ser sostenido con una sola mano, que no sientes que lo cargas en tu bolso o mochila y que, con las aplicaciones correctas, te permite hacer exactamente lo mismo que estabas haciendo con un portátil.

Es un cambio de paradigma importantísimo que es imposible reflejarlo en tablas de especificaciones técnicas llenas de números que honestamente tienen muy poca importancia en estos días. Como muchos otros productos de Apple, es necesario verlo con tus propios ojos, sostenerlo con tus propias manos para poder entender realmente la forma en que la empresa innova con este producto.

iPad Air

El iPad Air no solo es el mejor iPad fabricado por Apple, es de los mejores dispositivos jamás creados por la casa

El nuevo diseño del iPad Air

iPad Air

En términos físicos el iPad Air adopta parte del diseño del iPad mini introducido el año pasado. Cuenta con diseño unibody de aluminio con bordes biselados, cortados con un diamante monocristalino de gran precisión. Es muy liviano, sorprendentemente liviano. Para entender lo liviano que es, si lo sostienes con una mano y en la otra un iPad mini, apenas notarás la diferencia (son 300 gramos, exactamente). También es muy fino, apenas 0,75 centímetros de grosor. Además se ha reducido el tamaño general del dispositivo sin sacrificar pantalla, que sigue siendo de 9,7 pulgadas. El resultado es un dispositivo que ocupa 24% menos, que pesa casi 30% menos y es 20% más fino que su antecesor. Son reducciones muy importantes que modifican por completo la experiencia cotidiana y la "relación" que tienes con el dispositivo. Y todo esto sin sacrificar un solo minuto de batería.

iPad Air

La idea de Apple siempre fue que el iPad sea un objeto cercano para sus dueños (evidenciado durante la presentación del iPad original). Estas sensaciones se acentúan considerablemente cuando estás sosteniendo en tus manos algo tan ligero y tan delgado que te permite hacer tantas cosas. Durante esa misma presentación Steve Jobs uso la palabra "magia" en repetidas ocasiones y la sensación sigue estando presente, de hecho se amplifica bastante con el iPad Air.

Escribir también resulta más cómodo ahora que los bordes del dispositivo son más delgados. De hecho puedes escribir con los pulgares al sostenerlo en modo vertical. Si cambias a modo horizontal tienes el teclado en tamaño casi-natural para escribir textos más largos.

El procesador A7 y sus 64-bits

iPad Air

Otro de los cambios importantes en el iPad Air está en su interior: incluye el procesador A7 de 64-bits, el mismo que impulsa al iPhone 5s. La importancia radica en su arquitectura. Pasaron de ARMv7, que usaba conjunto de instrucciones con legado de hasta veinte años, a ARMv8 que es muchísimo más rápido, muchísimo más eficiente, muchísimo mejor adaptado a situaciones de computación actuales y por lo tanto capaz de duplicar la velocidad de un dispositivo sin usar más energía. Es así, en parte, que el Apple logra que este nuevo modelo sea mucho más potente, se pueda construir en un tamaño menor (y más delgado) pero sin perder tiempo de vida de la batería.

Si el iPhone 5s es sorprendentemente rápido, el iPad Air te deja con la boca abierta. No solamente es rápido y poderoso en el ecosistema de las tablets, de hecho es capaz de competir y en muchos casos supera a portátiles (Macs o PCs) contemporáneos:

Es uno de los hechos fundamentales de aquel cambio de paradigma que mencioné al inicio de este análisis. Gran parte del enfoque de la innovación en compañías de dispositivos móviles como (pero no limitado a) Apple está en que a medida que los clientes se mudan de PCs a dispositivos móviles como smartphones y tablets (es decir, post-PC) estos equipos sean capaces de cumplir y superar expectativas en términos de desempeño, utilidad, velocidad y capacidad de ejecutar todas las aplicaciones necesarias en el día a día. Al igual que el mundo de las PCs, las aplicaciones, a medida que pasa el tiempo se hacen más complejas y buscan resolver problemas o asistir en actividades más importantes.

Cualquiera que considere que Apple no ha innovado con el iPad Air es de aquellas personas que consideran que "innovación" es que le pongan turbinas a la tablet y salga volando por una ventana o añoranzas del futuro pasado visto en películas de ciencia ficción: cosas sorprendentes a la vista pero completamente inusables en el día a día.

Batería

iPad Air

¿Cómo Apple ha logrado mantener el mismo tiempo de batería en un dispositivo que es 20% más delgado? Es parte de las ventajas del A7 que además de su arquitectura ARMv8 y su increíble eficiencia energética, también incluye un co-procesador llamado M7 el cual se encarga sólo y únicamente de monitorizar los sensores del iPad Air: giroscopio, acelerómetro y compás. Fue una de las novedades del iPhone 5s. El objetivo es que aplicaciones puedan obtener datos de movimiento del smartphone, por ejemplo aplicaciones de ejercicio.

¿Cuál es el objetivo, entonces, de poner el M7 en el iPad Air? Nadie va a salir corriendo con un iPad Air en la mano. Resulta que iOS 7 también observa los datos recabados con el co-procesador, de tal forma que si detecta que el tablet no se mueve durante muchos minutos y es por la noche, asume que estás dormido y reduce el tiempo en que revisa notificaciones, reduce la frecuencia de revisión de email y otros servicios push, ahorrando batería.

Si eres dueño de un iPhone 5s notarás que la batería del smartphone se descarga mucho más lento por la noche que en generaciones anteriores, el M7 es responsable de esto y sucede el mismo efecto en el iPad Air.

Productividad en la era post-PC

iPad Air

Durante las últimas dos semanas que he estado probando el iPad Air he intentado hacer la mayor cantidad de cosas posible con el dispositivo y prescindir de mi portátil. Creo que empezamos a ver las primeras señales de inicios de maduración del mercado. Las apps empiezan a equipararse con sus "hermanos" para Macs/PCs y la arquitectura del dispositivo es equiparable a un equipo de escritorio. Entonces, ¿Es capaz de reemplazarlo? ¿Es posible asegurar que el iPad es la mejor herramienta de trabajo?

Una gran parte de tareas del día a día he sido capaz de hacerlas desde un iPad Air. Particularmente las que tienen relación con actividades administrativas:

  • Leer y contestar emails, chats
  • Consultar y organizar mi calendario
  • Escribir contenidos (por ejemplo: parte de este análisis)
  • Leer, publicar e interactuar en Twitter o Facebook
  • Navegar la web
  • Usar aplicaciones de organización de equipos como Trello o HipChat
  • Usar aplicaciones de productividad como Evernote o Wunderlist.
  • Jugar videojuegos
  • Ver series de TV o películas

Parte de esas actividades inevitablemente debes de hacerlas con un teclado físico, especialmente cuando planeaba escribir contenidos o contestar una gran cantidad de emails. El teclado virtual es bastante cómodo con el iPad Air en modo panorámico pero soy incapaz de escribir tan rápido y tan cómodo como en un teclado físico.

Re-pensar interfaces de herramientas profesionales sin disminuir la productividad no es tarea fácil

Esto representa el 60 o 70% de mi tiempo de producción en el trabajo y mucho de mi tiempo de ocio. El problema empieza a llegar a medida que intento usar aplicaciones de desarrollo. Es muy complicado encontrar una forma realmente cómoda y productiva de editar código (HTML, PHP, CSS, por ejemplo), todavía no hay aplicaciones de edición de fotografía o imagen profesional que estén al nivel de Lightroom, Photoshop o Aperture. Diseñadores gráficos serán incapaces de encontrar herramientas como Illustrator, ni editores de video profesionales encontrarán software del nivel de Final Cut.

Pero hay que entender que no es fácil. Casi todas las aplicaciones profesionales se basan en un legado de décadas de uso de computadoras de escritorio controladas por teclado y ratón. Re-pensar interfaces de herramientas profesionales sin disminuir la productividad no es tarea fácil y sospecho que pasará todavía algo de tiempo para que lleguen a dispositivos como el iPad. No es una cuestión de «aún no tiene el suficiente hardware para soportarlos», el A7 y microprocesadores futuros son más que suficientes para la tarea. Es más una cuestión de diseño de interfaz y encontrar la fórmula correcta para su uso en esos tamaños de pantalla.

Ejecutivos y representantes de Apple constantemente nos recuerdan que apenas estamos en los principios de algo que con el tiempo será muchísimo más grande. Después de todo el iPad apenas tiene tres años y medio de vida.

Dicho eso, realmente creo que en unos 10 o 15 años nos parecerá raro trabajar frente a un escritorio fijo. Dispositivos móviles despertarán soluciones más flexibles en ámbitos laborales. Ya no necesitaremos equipos pesados poco transportables como estaciones de trabajo. Sucedió con la popularización del portátil, pero a medias, se concretará en el mundo post-PC.

Conclusión

9.5

El iPad Air no solo es el mejor iPad que Apple ha fabricado, creo que es uno de los mejores dispositivos que han salido alguna vez de la casa. Es una grandiosa mezcla de poder de procesamiento, ligereza con una pantalla retina simplemente espectacular.

Durante todo el año pasado cargué en mi mochila un iPad mini, aunque perdía la resolución retina, obtenía mucha transportabilidad en un dispositivo con suficiente poder para hacer cosas cotidianas en un peso que prácticamente no sentía. Con el peso del iPad Air tengo un dispositivo muchísimo más rápido, prácticamente igual de ligero con pantalla más grande. A falta de probar a fondo el iPad mini retina, diría que este es mi iPad de elección, el cual yo compraría.

Pero en la cercana perfección que representa el iPad Air hay un gran fallo: la falta de Touch ID. En apenas un mes la tecnología de reconocimiento dactilar de Apple se ha convertido en un imprescindible en mi iPhone 5s. Más de una vez me veo a mi mismo poniendo el dedo sobre el botón de inicio del iPad esperando que se desbloquee automáticamente, evidentemente no sucede y es así como me doy cuenta que realmente extraño la funcionalidad. Esperemos que para el próximo año lo incorporen.

Pros
  • Súmamente ligero
  • Impresionantemente rápido
  • Más de 10 horas de batería
  • La pantalla retina sigue siendo líder del mercado
Contras
  • ¿Por qué no tiene Touch ID?
Comentar

Eduardo Arcos

Fundador/COO de Hipertextual. Editor general de ALT1040. Emprendedor, entusiasta de la fotografía, interacciones sociales por medio de la tecnología y su uso para mejorar actividades cotidianas. Más artículos del autor »

Comentarios