Desde que el zika fuese declarado "emergencia sanitaria global" por la Organización Mundial de la Salud, Brasil y Colombia han sido las regiones más afectadas por el virus. El primer país alertó en noviembre de 2015 sobre el incremento de casos de microcefalia y otras anomalías congénitas en bebés recién nacidos, un problema que ha provocado que diversos gobiernos recomienden retrasar los embarazos y aconsejen a las mujeres gestantes no viajar a estas zonas.

Colombia, sin embargo, no había mostrado hasta la fecha ningún caso de malformaciones en bebés nacidos de madres infectadas con zika. Pero una información publicada hoy en la revista Nature anuncia los primeros casos de recién nacidos con microcefalia y otras anomalías congénitas asociadas con esta infección. El virus llegó al país el pasado mes de septiembre y, según los expertos, los estudios que se hagan a partir de ahora pueden ayudar a esclarecer la relación entre estas malformaciones y el zika. Según Alfonso Rodríguez-Morales, director de la Red Colombiana de Colaboración contra el Zika (RECOLZIKA), se ha diagnosticado un caso de microcefalia (cabeza más pequeña de lo normal) y dos bebés con anomalías cerebrales. Los resultados serán publicados próximamente en una publicación científica.

De acuerdo a la Sociedad Española de Epidemiología, "aunque dicha asociación [entre zika y las malformaciones] se encuentra aún en investigación, las evidencias actuales la apoyan con fuerza, lo que convierte a las embarazadas en el grupo de mayor riesgo". En las últimas horas también se ha confirmado la relación entre la infección vírica y el síndrome neurológico de Guillain-Barré. Datos que aumentan la preocupación sobre una enfermedad que, hasta el momento, solo había provocado síntomas leves entre los afectados.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)