No era un cualquiera que acabó en el mundo del cine. Tony Dyson, ingeniero especializado en efectos especiales, ha fallecido en su hogar de Malta a los 68 años. En su legado queda como obra principal haber sido el creador del mítico R2-D2, el icónico y adorable robot de Star Wars, uno de los pocos personajes que ha aparecido en las siete películas que lleva la saga.

Aparte de haber creado a R2-D2, Tony Dyson también deja en su historial haber contribuido a la creación de robots para otras películas como Dragonslayer, Moonraker o Superman 2, así como haber trabajado para Sony, Philips o Toshiba. En su página web podemos ver algunos fragmentos de sus apariciones en prensa, convenciones asistidas, etc. Descanse en paz.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)