Edward Snowden se ha pronunciado sobre el caso de Apple contra el FBI por el iPhone de San Bernardino, y lo ha hecho dejando un enigmático trasfondo en su mensaje, ya que según él el FBI no necesita a Apple para desbloquear ese iPhone. Según sus declaraciones durante una conferencia organizada por la ONG Common Cause, "el FBI ha dicho que Apple tiene los medios técnicos en exclusiva para poder desbloquear el iPhone, pero eso es mentira".

En su perfil de Twitter ha compartido un artículo de Daniel K. Gillmor, un experto en seguridad digital, publicado el pasado 1 de marzo. En él se especula con las motivaciones que podría tener el FBI para estar requiriendo insistentemente la colaboración de Apple, ya que a nivel técnico no la necesitaría para poder obtener la información de dicho iPhone 5c sin que entre en funcionamiento la función de autoborrado de datos que se activa cuando se introduce mal diez veces seguidas el código.

En ese artículo, Gillmor expone que los métodos alternativos del FBI existen, pero según él son arriesgados en cuanto a la integridad física del terminal en el caso de salir mal, y además son caros y consumirían demasiado tiempo. También deja una frase que invita a pensar en el futuro de la seguridad y la privacidad del usuario en el caso de que Apple termine aceptando, a las buenas o a las malas, la exigencia de la presencia de puertas traseras en iOS:

"Si [el FBI] gana, las próximas actualizaciones de software traerán un dilema complicado para el usuario: al pedirnos su instalación, no sabremos si se trata de una orden de una agencia gubernamental, o si en realidad supone una mejora para el sistema operativo".

Mientras tanto, la industria tecnológica se ha sumado a Apple en su lucha contra las puertas traseras que el FBI quiere que se empiecen a implementar.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)