Los coches eléctricos son los primeros que están recibiendo las bondades de estar conectados, las bondades para el usuario de poder controlar ciertas funciones enfocadas al confort de forma remota a través de su smartphone. Pero si es importante la comodidad, la seguridad se convierte en una asignatura obligatoria que hay que aprobar con nota y la seguridad de los coches conectados vuelve a ponerse en duda de la mano de Nissan y su Leaf, pero cuidado, esto no es ajeno al resto de fabricantes.

Los propietarios de un Nissan Leaf obtienen acceso a una aplicación, NissanConnect, que les permite interactuar con su coche. Es posible indicarle que encienda el aire acondicionado o la calefacción y obtener, por ejemplo, un histórico de los viajes realizados. Esta conexión entre smartphone y coche es la que ha sido la causante de un fallo en la seguridad.

La construcción de una App como la de Nissan es una locura desde el punto de vista de la seguridad.

Cuando la aplicación le pide al coche que le diga, por ejemplo, cuál es el estado de las baterías, en el fondo lo que hace la app es conectarse a los servidores de Nissan para descargar esa información. Y el problema parece ser tan sencillo que no entiendo como no se ha realizado una auditoría de seguridad antes de su puesta en producción. Este servicio permite que cualquiera pida información de cualquier coche si conoce el Nissan Vehicle Identification Number (VIN) del mismo. El servidor no verifica que la petición corresponda al propietario del vehículo por lo que cualquiera podría encender el aire acondicionado de tu coche por la noche y dejarte sin batería para ir al trabajo por la mañana. Pero el problema más importante es que también tendrían acceso al histórico de viajes del usuario con el coche, una información privada que podría poner en riesgo al propietario y ocupantes del coche.

Seguro que te estás preguntando qué es el VIN y cómo de complicado es obtenerlo. Este código está presente en todos los coches del fabricante japonés y se encuentra debajo del parabrisas por lo que no es muy complicado y tan solo implica buscar un poco en el coche.

seguridad de los coches conectados

Desde el punto de vista de la tranquilidad, la aplicación no es capaz de controlar el arranque o parada del coche, dirección, acelerador, etcétera, por lo que todo se reduce a problemas de confort. Por si acaso Nissan ha deshabilitado los servicios hasta que solucionen el problema, pero no tenía que haber llegado a producirse esta desafortunada metedura de pata.

No existe nada más peligroso para el coche conectado que la mala publicidad y si el coche eléctrico lo está teniendo difícil en estos primeros años de vida, hay que tener mucho cuidado con la seguridad, nadie quiere ni debe relacionar al coche eléctrico con coche inseguro, pero la seguridad de los coches conectados independientemente de su combustible debería ser una prioridad.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)