Los sensores Lidar conforman el pilar sobre el que se fundamenta el vehículo autónomo, unos sensores que permiten al ordenador disponer de una imagen en 360 grados de lo que sucede en el exterior del coche. Este tipo de cámaras son capaces de detectar casi cualquier obstáculo que se precie pero están todavía en fase de mejora en dos vías: reducción del tamaño y mejora en la resolución. Y ambos propósitos comienzan a cumplirse, un síntoma más que positivo para el coche del futuro.

Este nuevo sensor Lidar de alta resolución 3D se añade a los ya empleados por los vehículos de pruebas de la marca.

Continental, uno de los proveedores de componentes y tecnología más activos de la industria, ha presentado un nuevo sensor Lidar 3D de alta resolución que añade a los sistemas actuales el mapeo ambiental para ofrecer más información a los ordenadores. El mapeo ambiental es fundamental como ayuda ante situaciones muy complicadas como la noche o las condiciones climatológicas adversas como niebla, lluvia intensa o nieve. Para el fabricante los coches autónomos ya están muy avanzados, pero el recorrido importante comienza ahora al mejorar lo presente para minimizar posibles errores.

Karl Haup, vicepresidente ejecutivo de sistemas de asistencia al conductor de Continental, han trabajando muy duro no solo en la creación de este nuevo sensor Lidar sino que la fusión de los datos que generan el resto de dispositivos más este nuevo es donde radica la importancia de esta presentación. Y es que tan solo por tener más información la conducción del coche autónomo será más segura.

Este tipo de avances sigue confirmando que el futuro del coche pasará por el vehículo autónomo, prácticamente no existe fabricante que no esté trabajando en este campo, ya sea productor de vehículos o de componentes.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)