Diez años de Twitter: la historia de la red social que cambió nuestras vidas
Shutterstock

Durante diez años Twitter ha sido el lugar de ocurrencias de miles de trending topics, de cientos de miles de hashtags, donde algunos memes pasaban por su juventud tras nacer en 4chan o Reddit, y antes de morir en Facebook o Instagram.

Con el paso de los años su puesto destacado ha ido diluyéndose. Mantiene el pulso del día a día público, pero acabó perdiendo la batalla por la mensajería personal ante las plataformas de mensajería. Los nuevos usuarios optan por Instagram o Snapchat, y la masa opta por Facebook. Pero no por menos relevante hoy, la historia de Twitter es menos importante.

La prehistoria

twttr

Twitter, entonces llamado “twttr”, se creó como un producto dentro de Odeo, una compañía de podcasting que pasó más o menos desapercibida. Una especie de SoundCloud rudimentario en el que algunos mantuvimos cuenta y usábamos con interés, pero éramos pocos en total.

Es Noah Glass, uno de los empleados, el que crea el nombre "Twitter". Gracias a la moda de Silicon Valley de la época, comienza llamándose “twttr”. Poco después Jack Dorsey envía el primer tweet.

El tiempo pasa, y los usuarios que hay son básicamente empleados de Odeo y amigos de los mismos. La plataforma va creciendo por el boca a boca y se usa exclusivamente a través de SMS. El 15 de julio del mismo año tienen su primera cobertura en la prensa, a través de sendos artículos en TechCrunch y GigaOm. Mientras que el post de Om Malik es bastante favorable, calificando a Twitter de algo “viral”, “ubicuo” y “adictivo”, Michael Arrington lo define como “un rollo total” aunque califica la idea de “buena” y “viral”. Y es que veréis, jóvenes amigos, viral era la palabra de moda entonces. Todo era viral, incluso los virus.

Pasados varios meses, varios empleados de Odeo, entre ellos los cuatro fundadores, Biz Stone, Evan Williams, Jack Dorsey y Noah Glass deciden fundar la “Obvious Corporation” para comprar la empresa en la que trabajan, Odeo. La compra incluye todos sus activos, entre los que se encuentran Twitter y el dominio Twitter.com, que ya había mutado su nombre para entonces.

La explosión geek

En marzo de 2007 se dispara el número de usuarios, alcanzando el millón. Es todo un éxito y la comidilla durante la convención South by Southwest de 2007 en Texas. La chispa prende la blogosfera y los “geek” se abren cuentas en masa.

Al mes siguiente Twitter sale de Obvious Corporation y se establece como su propia empresa al recibir su primera ronda de inversión: 5 millones de dólares con una valoración total de 20 millones. Poco después compran Summize, un motor de búsqueda que había nacido al calor de la pasión por Twitter.

Creación del hashtag, la mención y el retweet

twitter-engagement

Lo creáis o no, amigos, Twitter no nació con el hashtag bajo el brazo, ni la mención, ni el retweet. Fuimos los usuarios los que creamos eso.

La primera mención la realizó Robert Andersen en noviembre de 2006:

Los retweets no tardarían en llegar tras la explosión de usuarios. Y sí amigos, tenías que hacerlo a mano, copiando y pegando el tweet. Poco a poco los clientes no oficiales fueron añadiendo soporte para hacerlo más fácil.

El primer hashtag lo utilizó Chris Messina mucho más tarde, en agosto de 2007

”Esto de Twitter no está tan mal…”

Twitter durante la final del mundial de 2010. Uno de los momentos clave en la red social.

Twitter durante la final del mundial de 2010. Uno de los momentos clave de la red social.

Jack Dorsey deja de ser el CEO de la compañía para irse hacer yoga y meditar. Luego acabaría fundando Square, una compañía que permite a comercios aceptar pagos por tarjeta de forma fácil y cómoda. Evan Williams le sustituye y empieza la era dorada de Twitter. Comienza a verse el valor de la red social.

Los Juegos Olímpicos de Pekín, la Eurocopa de fútbol, el Mundial de 2010 y varias Superbowl hacen destacar la inmediatez de la información fluyendo por Twitter, y la hacen la herramienta favorita de los medios de comunicación.

Ashton Kutcher consigue ser el primer usuario en alcanzar el millón de followers en un sprint final muy justo entre él y la CNN. Con los usuarios millonarios llegarían los problemas tecnológicos de Twitter, que tuvo durante años problemas para escalar su plataforma.

Twitter tiene que instalar servidores concretos para macro-estrellas de la red social como Kutcher, Justin Bieber, Katy Perry, y muchos, muchos, más. Hoy en día Kutcher tiene más de 17 millones de seguidores y está bastante lejos de los más seguidos en la plataforma. Ahora un millón de followers es algo casi baladí. Caitlyn Jenner tardaría solo cuatro horas en conseguir su primer millón de followers desde que crea su cuenta. El anterior récord lo tenía el presidente de Estados Unidos en @POTUS que tardó casi 5h, pero durante un año el récord era de Robert Downey Jr. que había tardado 23 horas en llegar a las siete cifras.

Fail Whale

twitter-fail-whale

Durante esta época dorada los problemas de crecimiento eran agudos. Interrupciones constantes del servicio mantenían a los usuarios enfadados tanto por la caída del servicio como por la manifiesta adicción que tenían del mismo.

Twitter crea la Fail Whale, una ilustración de Yiying Lu, que pronto se convirtió en casi un icono mismo de la plataforma. Con camisetas, memes y chistes. El nombre, como todo, surgió de la propia comunidad. Los directivos de Twitter no dudaron en subirse a la ola de la popularidad de la ballena.

Llega Costolo

Dick Costolo

Evan Williams se baja del carro para dejar el volante a Dick Costolo. El antiguo directivo de Google, donde llegó tras crear FeedBurner, lleva a Twitter a su apogeo de usuarios, y consigue una ronda de financiación especialmente alta, de 800 millones de dólares con una valoración total de 8.000 millones. La compañía supera los 100 millones de usuarios activos.

Del amor al odio con los desarrolladores

Tweetbot fue uno de los servicios que más sufrió el límite de usuarios.

Tweetbot fue uno de los servicios que más sufrió el límite de usuarios.

Twitter estaba dando el estirón y empezaron a llegar problemas. A nivel interno tuvieron que implementar SnowFlake, un sencillo algoritmo que creaba identificadores únicos para cada tweet en un entorno distribuido para paliar la avalancha de tweets durante momentos clave.

Para los usuarios de a pie los cambios empezaron cuando Twitter decide adquirir la famosa Tweetie y la convierte en cliente oficial. Twitter se da cuenta que tenía que controlar la plataforma y no dejar la experiencia final en manos de desarrolladores ajenos. Poco a poco también Android, BlackBerry, Mac y Windows Phone fueron recibiendo sus apps oficiales. Un año después la compra de TweetDeck, el cliente preferido de muchos usuarios y empresas, dejaba clara la apuesta por los clientes propios. Nadie esperaba lo que ocurriría después, cuando Twitter destruyó casi todo el interés de los desarrolladores al limitar el número máximo de usuarios que podía tener cada aplicación. De un plumazo toda la innovación que estaba teniendo lugar sobre la plataforma desapareció.

Fue ese momento en el que, en retrospectiva, se empezaron a notar los problemas de la red social. Hoy podemos decir que Twitter se muere. Lleva un año sin crecer y recientemente empezó a perder usuarios, un signo que ninguna red social ha sabido invertir.

Twitter y la democracia

Jlu-Sánchez-DR-Madrid-15M

Twitter se convierte en una herramienta que realmente mide el pulso de la humanidad, al menos de la humanidad con acceso a Internet, claro.

Cientos de protestas mundiales son instantáneamente compartidas y organizadas a través de Twitter. Entre ellas destacan los movimientos de la Primavera Árabe en Egipto, el 15M en España, el movimiento Occupy en Estados Unidos, las protestas en Grecia por la situación económica, la invasión de Ucrania y el movimiento BlackLivesMatter en Estados Unidos y JeSuisCharlie en Francia, las protestas post-electorales en Irán, y muchos, muchos más movimientos. Twitter fue sin duda instrumental en la creación, difusión y organización de todos ellos. Una herramienta de la democracia.

Momentos históricos

Durante los diez años miles de momentos clave han pasado por la red social. Varias muertes, en especial la de Michael Jackson, Paul Walker, Avalanna, una fan de Justin Bieber que murió de cáncer con seis años, Cory Monteith, Steve Jobs y muchos más famosos marcaron los días posteriores en la red social. Pero más allá del luto colectivo digital, hubo varios tweets históricos por su propio peso.

Cuando un avión se estrella en el río Hudson de Nueva York, la imagen capturada por un usuario de Twitter acapara portadas de todo el mundo. Por entonces Twitter no permitía subir imágenes y los usuarios utilizaban servicios alternativos como el ahora difunto TwitPic.

1827262

Mientras Estados Unidos intentaba captura a Bin Laden en Pakistan, alguien tuiteó lo extraño que era escuchar helicópteros en Abotabad a esas horas de la noche. Sin querer, expuso al mundo una operación secreta.

La NASA declaró que había encontrado hielo, de agua, en Marte.

Mike Massimino tuiteó desde el espacio por primera vez en 2009.

Barack Obama publicó un tweet para señalar que había ganado las elecciones a presidente de Estados Unidos.

Durante los premios Oscar de 2014, Bradley Cooper y varios artistas más se toman una fotografía y posterior tweet que, debido a la audiencia del evento y la instantaneidad de la plataforma, rápidamente se convierte en lo más compartido en la historia de Twitter.

¡A bolsa!

131107095647-investing-twitter-ipo-nyse-00000510-1024x576

Costolo saca la red social a bolsa y la compañía triplica su valor en bolsa en los cuatro meses posteriores. Este movimiento fue ampliamente visto como algo bueno en su momento, pero que ha llevado los vaivenes de la red social a un entorno más expuesto. La acción hoy se sitúa en un precio mucho inferior a su salida a bolsa, y es fruto de constantes rumores de venta, que nunca se han materializado, aunque Google y Twitter mantuvieron negociaciones que finalmente no llegaron a nada.

twitter acciones

Vine y Periscope

Vine S6 Edge Samsung Alex

Tras no conseguir comprar Instagram Dick Costolo realizó dos compras que definirían el futuro de la compañía. No haber cerrado la compra de Instagram sería "mi mayor fracaso durante mis años en Twitter", según Costolo.

Tras su fundación en verano de 2012, y antes incluso de lanzar al público, Costolo compra Vine en octubre de 2012 por 30 millones de dólares. La plataforma sigue mintiendo el mismo espíritu y forma: vídeos de 6 segundos que se han popularizado increíblemente con el paso de los años, especialmente entre los jóvenes urbanos de Estados Unidos.

Vine pasaría a crear una nueva generación de actores y músicos que alcanzarían cuotas inimaginables de popularidad y serían catapultados a Hollywood debido a su éxito creando vídeos en la plataforma. Algo impensable en 2012.

La otra gran compra fue Periscope. También fue otro gran acierto de Dick Costolo que se adelantó adquiriéndola antes de su lanzamiento público. Tras una competencia dura inicial con Meerkat, Periscope acabó quedando como la plataforma de streaming en directo por excelencia gracias a la integración con el propio Twitter.

Hola de nuevo, Jack

Jack Dorsey / Scott Eisen

Jack Dorsey / Scott Eisen

Costolo abandona la compañía y uno de sus fundadores, Jack Dorsey vuelve como CEO temporal mientras buscan uno permanente. Dorsey mantendría su puesto como CEO en Square, la compañía de pagos que creó al dejar la red social. Unos meses después la junta decide que Jack era el CEO permanente que buscaban. Una medida controvertida porque muchos piensan que Dorsey no podría dirigir de forma efectiva ambas empresas.

Poco después Twitter lanza “Moments” para rivalizar con otros servicios curando historias y acontecimientos, ante el desinterés mayoritario de la base de usuarios, que ven como Twitter intenta dar mucho más protagonismo a Moments del valor que realmente acaba aportando.

El futuro

La implementación de un algoritmo de ordenación de tweets crea fricción con los usuarios muy activos del medio, las aplicaciones de terceros cada versión añaden menos funcionalidad al no poder expandir su base de usuarios e ingresos, y las diferencias entre los clientes oficiales y de terceros se agrandan.

El futuro no pinta bien, pero aún queda mucho margen de maniobra. Twitter dará alas a una gran expansión publicitaria para paliar su descenso de usuarios, y la plataforma seguirá aportando valor, de momento.

Nadie sabe a ciencia cierta qué puede hacer Twitter para impedir su probable descenso continuado de usuarios, pero lo más preocupante: ¿puede un director ejecutivo que gasta la mitad de sus energías en otra empresa también en una época clave, llevar el timón de forma efectiva?

Más de: LONGREAD, TWITTER

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)