Cuando una actualización en Windows adquiere el estatus de "recomendada", el gestor de actualizaciones de Windows la marca para descargar e instalar automáticamente en cada reinicio.

En el sistema operativo de las ventanas tenemos actualizaciones mandatorias (que debemos descargar e instalar siempre y tienen que ver con parches de seguridad mayormente), actualizaciones opcionales (como los paquetes de idiomas, y Windows 10 en un principio, es decir, se ofrecen pero no se descargan automáticamente), y las actualizaciones recomendadas (si está marcada la opción, Windows las descargará y desempaquetará en el fondo dejándolas listas para instalarse).

Lo que esto quiere decir es qué, si nunca has cambiado las opciones de actualización de tu versión de Windows (7,8,8.1) y mantienes que por defecto Windows descargue e instale actualizaciones importantes y recomendadas, a partir de esta semana tu actualización gratuita a Windows 10 estará descargándose y quedará lista para instalar en el próximo reinicio, como lo dijera Microsoft el pasado 29 octubre de 2015.

Por supuesto, antes de que se instale, Windows te preguntará si deseas instalar la actualización. Ahora, si eres un despistado que no lee y solo presiona "ok" y "siguiente", puede que te encuentres pasado mañana con que tu ordenador tiene Windows 10 "mágicamente". En caso de que quieres regresar a tu versión actual, por x o y razón, tendrás 30 días a partir del momento en que actualices a Windows 10 para volver a tu antiguo Windows.

Si quieres prevenir que esto suceda en el futuro, te explicamos cómo bloquear completamente la actualización a Windows 10.

Más de: WINDOWS, WINDOWS 10

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)