Los convertibles es una categoría de productos cada vez más popular e interesante. Estos productos logran reunir, en un único dispositivo, las ventajas de las tablets y los ordenadores portátiles convencionales, resultando en soluciones muy válidas para ámbitos como el profesional o el personal.

Ante esta situación, Huawei ha dado un paso hacia delante durante el Mobile World Congress 2016 con la presentación del nuevo Huawei MateBook, un dispositivo convertible de doce pulgadas que ejecuta Windows 10 y promete revolucionar algunos aspectos clave de esta categoría de producto.

En Hipertextual hemos podido jugar con él durante algunos minutos, y no queda ninguna duda de que es uno de los convertibles más interesantes que hemos podido ver durante los últimos meses. Estas son nuestras algunas breves impresiones:

Huawei Mate Book

La pantalla del Huawei MateBook impacta nada más observarla. Sus doce pulgadas son un tamaño suficientemente amplio para trabajar, y el panel IPS LCD con 2560 x 1440 pixeles de resolución muestra el contenido con una calidad excelente. Es imposible encontrar alguna falta en este sentido.

Huawei Mate Book

Huawei no escatima en diseño. El nuevo MateBook cuenta con un chasis de aluminio muy bien rematado. Los botones son sólidos, los bordes suaves y el tacto es excelente en la mano. Sostenerla en las manos es una sensación cercana al paraíso.

Huawei Mate Book

La inclusión de un sensor dactilar es todo un acierto. Incrementa la seguridad general del dispositivo y, tal y como Huawei ha decidido implementarlo, también simplifica el proceso de encendido. Un toque rápido bastará para desbloquearlo. Rápido y efectivo.

Huawei Mate Book

El teclado del Huawei MateBookk es sorprendentemente bueno. El recorrido de las teclas es menor de lo habitual, pero suficiente para sentirse cómodo. Las teclas son lo suficientemente grandes como para introducir texto durante horas, y el trackpad, aunque lejos de la perfección, resulta bastante preciso. Además, todo el conjunto es resistente al agua, un plus que siempre es bienvenido.

Huawei Mate Book

La inclusión del MatePen aumenta las posibilidades creativas. En la mano, resulta muy cómodo y ergonómico, aunque puede resultar impreciso en algunos momentos. Tiene algunas dificultades para medir correctamente la presión —algo de lo que, precisamente, Huawei ha estado presumiendo durante su presentación—.

Huawei Mate Book 01

La funda-teclado del Huawei MateBook tiene un acabado similar al cuero, de muy buen tacto y estética. Protege bien el dispositivo, aunque, al estar cerrada, engorda ligeramente el conjunto. Si liberamos la tablet de la funda teclado, la situación es completamente diferente: encontramos un cuerpo muy delgado y liviano que colabora con la eterna promesa de la portabilidad.

Huawei Mate Book

Huawei Mate Book case

La funda-teclado del Huawei Mate Book cuenta con diferentes ángulos de uso, adaptándose así a las necesidades de cada situación. No obstante, su bisagra parece algo débil, y la estricta necesidad de posicionarlo sobre una superficie sólida y uniforme limita en gran medida la operatividad de este dispositivo. Un mecanismo como el del Surface Book, por citar un ejemplo, resultaría mejor solución.

Huawei Mate Book 05

Huawei Mate Book

A nivel interno, el dispositivo es realmente solvente para las tareas más comunes. El procesador Intel Core M y los 8 GB de memoria RAM son más que suficientes —salvando, obviamente, las distancias con procesadores superiores—. La gran preocupación, a priori, es la autonomía: 4.430 mAh parece una cifra muy baja para un producto con tales componentes, aunque Huawei promete 10 horas de uso gracias a diversas tecnologías de ahorro energético incorporadas en este dispositivo.

Huawei Mate Book

Más de: HUAWEI, MATEBOOK

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)