Uno de los temores de Apple sobre el caso de la solicitud del FBI para tener acceso al iPhone del atentado de San Bernardino es que se convirtiese en una cuestión general. Y al final se ha cumplido: el Departamento de Justicia de los Estados Unidos está solicitando órdenes judiciales para obligar a Apple a extraer datos de otros 12 iPhones adicionales a los del atentado de San Bernardino, de casos de todo el país.

A pesar de que estos casos no son tan sonados como el mencionado de San Bernardino que ha sido el que ha desencadenado este debate público sobre el acceso a terminales bloqueados, puertas traseras y cifrados, los nuevos 12 teléfonos para los que DoJ solicita acceso, están dentro de las legislación que actualmente está situando el debate sobre los derechos civiles de los usuarios, la All Rights Act, según la cual las órdenes judiciales pueden obligar a las empresas a pasar por alto las características de seguridad, como los código de acceso o sensores de huellas de los teléfonos que puedan contener pruebas.

Lo más interesante de todo es que estas nuevas solicitudes acaban dando la razón a Apple incluso antes de que este debate llegue a su fin y tiran por tierra algunas de los argumentos del FBI y del DoJ: no es un caso aislado y la solicitud para los nuevos terminales no hace más que confirmar que necesitan herramientas adicionales para acceder de forma sistemática a este tipo de terminales.

Los argumentos del DoJ siguen en la línea de no estar tratando de establecer un precedente en el caso, pero lo cierto es que estas nuevas solicitudes lo confirman. Al final, el debate está servido, con una industria tecnológica en parte a favor de Apple y un departamento de justicia buscando aliados, incluso en la propia industria además del gobierno.

De hecho, Bill Gates no está muy de acuerdo con Apple, y si me apurais, la mitad de la industria tecnológica. A pesar de que el Sr. Zuckerberg, pese a mostrar su apoyo a Apple sobre el tema de cifrado y las puertas traseras del iPhone, si que ha matizado algún que otro punto sobre el asunto en el MWC 2016.

Ahora, como decimos, Bill Gates, el que fuera fundador y CEO de Microsoft, y una de las personas más influyentes del mundo (y no solo del tecnológico), ha declarado en una entrevista para el Financial Times que apoya al FBI en su solicitud y que Apple debería dar acceso al iPhone del terrorista:

Este es un caso particular en el que el gobierno está pidiendo el acceso a la información. Ellos [el gobierno] no están pidiendo alguna cosa en general, están pidiendo para un caso particular." - Bill Gates para el FT.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)