Claves y preguntas sobre la llegada de HBO a España
Escena de Silicon Valley, serie de HBO

Ayer, martes 19 de enero, se anunció la llegada de HBO a España, proyectada para finales de 2016. Ahora es cuando llega la etapa de espera, incógnitas y preguntas sobre su funcionamiento, implicaciones y consecuencias.

  1. La ventaja de España en cuanto a penetración de fibra. Según un informe de octubre de 2015, España es el país europeo con mayor número de abonados a fibra óptica. Suecia le supera en términos porcentuales, pero países como Francia, Reino Unido o Alemania están muy por detrás de España en ambos valores. Movistar es la principal responsable con más de 1,5 millones de líneas. Lejos quedan las algo más de 200.000 de Jazztel, hoy propiedad de Orange. El resto del pastel, una porción minúscula que aumenta la cantidad de abonados hasta los 1.900.000 aproximadamente, se lo reparten Vodafone / Ono, Orange y compañía. Esta ventaja hace de España una tierra fértil para la llegada de servicios de streaming que no se podrían comprender en países con una velocidad de conexión reducida. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

  2. La baja penetración de la TV de pago. Por muchos motivos, España está en el otro extremo respecto a la fibra óptica en Europa. No hay una cultura en este sentido como sí la hay en Estados Unidos o Alemania. En España, la mitad de los hogares tienen conexión de banda ancha pero no televisión de pago, en contraste con los porcentajes de entre el 12 y el 25% de países como los mencionados Estados Unidos y Alemania, o Francia y Reino Unido, como recoge Bloomberg en la noticia sobre el lanzamiento de HBO.

  3. Al igual que con la fibra, la penetración de smartphones es líder europea en España. Y las tablets han mostrado un crecimiento superior a la media europea. Veinte millones de españoles se conectan diariamente a Internet, incluso la franja de entre 55 y 64 años ha crecido hasta alcanzar más de un 50% de usuarios que acceden cada día a Internet. La sociedad está preparada para el cambio de modelo a la televisión por Internet, bajo demanda, y desde cualquier lugar. Un buen ejemplo, aunque gratuito, es YouTube y su conquista.

  4. Un apunte importante de Parks Associates, investigadores de mercado: mucha gente en España ha crecido acostumbrada a ver vídeos online sin pagar por ello. Costumbre que puede suponer una barrera para servicios de vídeo en streaming de pago. Así y todo, el desembarco de Netflix parece exitoso, y podría ser un motivo de peso para que HBO haya decidido seguir sus pasos. Al fin y al cabo, Richard Pepler, de HBO, dijo que "HBO sigue el dinero y los beneficios".

  5. El papel de quien no tiene producciones propias. Uno de los mayores atractivos de Wuaki.tv es su catálogo precisamente de HBO tras el acuerdo alcanzado a finales de 2014: The Wire, The Sopranos, Entourage, etc. Una gran ventana de acceso a estas series para quien nunca las había visto. Luego Telefónica compró Digital+ y las novedades de HBO llegaron a Movistar+: Game of Thrones, The Leftovers, Girls... Ahora el cielo se nubla. Netflix, tras su lanzamiento, ya se aseguró de que sus series propias se quedarían en Netflix. HBO seguiría sus pasos. Movistar+ ya advirtió de que las series actuales se quedan en su plataforma, ya que las tiene aseguradas hasta su finalización. El problema a medio y largo plazo es qué pasará con las nuevas series que vaya creando HBO. La próxima Silicon Valley, si impera la lógica, no saldrá de la plataforma de HBO en España. Movistar ya comenzó con sus producciones propias, sabedora de que controlar el contenido y no dejarlo externalizado es una buena forma de asegurarse el futuro. Wuaki.tv no, y el panorama tras las llegadas de Netflix y el anuncio de HBO le deja en un lugar complicado. Filmin por su parte escogió otra vereda que al menos le diferencia: documentales y no-ficción.

  6. La TV tradicional sigue retrocediendo. El paradigma de Netflix no tiene vuelta atrás. Su filosofía de publicar cada nueva temporada de una serie toda de golpe un viernes tiene una razón: con Internet no tiene sentido obligar al espectador a esperar a que cada capítulo llegue como un fascículo a cuentagotas. Es mucho mejor dar a elegir para que se pueda hacer un maratón en un fin de semana o ir viendo la temporada poco a poco. El formato televisivo en el que el contenido se ofrece el día y la hora que una cadena elige se va reemplazando gradualmente. No habrá sorpasso en 2016, ni en 2017, ni seguramente en 2018, pero llegará, igual que poder leer las noticias en cualquier hora y lugar frente a en papel cada mañana en el quiosco.

  7. Empieza la batalla. Netflix y HBO no son necesariamente reemplazos entre sí. Los únicos motivos que pueden haber para escoger una en lugar de las dos son el económico (pagar una suscripción mensual, no dos) y otro algo más complicado: que los contenidos de una de las dos no gusten. ¿Y si mañana AMC decide lanzar también su propia plataforma en España? Habrá que elegir, o acabar pagando varios servicios al mes. Aquí puede ser de ayuda un sistema de usuarios y cuentas compartidas como el de Netflix, aunque HBO Go en Estados Unidos, que sería el espejo del que llegaría a España, no cuenta con esta característica.

Más de: HBO, NETFLIX

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)