Durante los últimos años, en España había bastante paz en el campo de los cajeros y las entidades bancarias. Un cliente sabía bien dónde podía sacar dinero sin comisión, y cada banco ofertaba opciones distintas, con el caso de EVO en un extremo en el que cualquier cajero del mundo servía para sacar dinero sin comisión alguna. Hace unos meses, la Caixa abrió la veda diciendo "basta" para intentar sacar beneficio del uso de sus cajeros por cada cliente.

El resto, que parece que estaban esperando a que alguien lanzase la primera piedra, le siguió en masa y ahora se han multiplicado las comisiones bancarias por el uso de cajeros para reintegros. ¿El resultado? Clientes descontentos. Hay un espejo cercano en el que España podría mirarse: Portugal.

Multibanco

Multibanco es la red que conecta las 27 entidades bancarias que operan en Portugal desde que fue fundado en 1985 por SIBS (Sociedade Interbancária de Serviços S.A.). Esto supone que los clientes de cualquier banco o caja de ahorros portuguesa pueden sacar dinero en cualquiera de los más de 11.000 cajeros del país, todos adheridos a Multibanco, sin comisiones. Hace casi tres años ABC habló de este servicio, ahora es aún más extrañado tras los sucesos bancarios en España durante los últimos meses.

Además, al operar como una red global en todo el país, con todas las entidades, permite hacer muchas más operaciones que van más allá del banco. Algunas de ellas:

  • Pago de impuestos.
  • Realizar pagos al Estado portugués.
  • Recarga de tarjetas de transporte público.
  • Pago de recibos de agua, teléfono, luz o gas.
  • Compra de billetes de tren.
  • Compra de entradas para el cine, conciertos y espectáculos.
  • Transferencias bancarias directamente con la tarjeta de débito.
  • Recargar el móvil en un país donde la proporción de líneas prepago es muy elevada, incluso en la era del smartphone. Portugal de hecho fue el precursos de este sistema.
  • Emisión de licencias de pesca.
  • Débito Directo, un servicio unificado desde el que gestionar los pagos domiciliados.
  • Pago de la cuota de la seguridad social para autónomos.
  • Pago de peajes.

Interfaz de un cajero automático Multibanco.

Interfaz de un cajero automático Multibanco.

Consecuencias de Multibanco

Por motivos personales pasé bastante tiempo en Portugal en el último año, y ahí pude comprobar de primera mano que en tierra lusa, nada se entiende sin Multibanco. Es un sistema tan completo y eficiente que por sorprendente que parezca, los portugueses sacan pecho de él cuando descubren el funcionamiento de países vecinos, con España a la cabeza.

Portugal no puede entenderse sin lo que aporta Multibanco, sistema envidiado por otros países y prácticamente único en el mundoResulta curioso porque España, pese a todo, fue uno de los países pioneros cuando llegaron los cajeros automáticos, ya que es en buena parte donde fueron desarrollados. Esto hizo que los cajeros españoles permitieran hacer más que los de otros países en cierta época, y todavía hoy perduran algunas consecuencias. Por ejemplo, es mucho más fácil encontrar un cajero automático en España que en otros países a priori más avanzados y desarrollados.

Volviendo a Multibanco, es el causante del enorme avance de Portugal en materia de pago con tarjeta. Nadie sale de casa sin la tarjeta Multibanco (sea del banco que sea, claro) ni la deja de usar para la gran mayoría de compras. Únicamente en los últimos tiempos se han puesto algunas barreras a su uso para pagos pequeños en algunos comercios, pero por defecto se puede pagar incluso una compra de un euro en el supermercado sin que pongan problemas por ello. Así no es de extrañar que en un país de algo más de diez millones de habitantes se realicen 1.800 millones de transacciones con Multibanco al año.

Para los turistas, tiene otra consecuencia: las VISA, MasterCard, Maestro y compañía, aceptadas globalmente, son rechazadas a menudo por los comercios, ya que muchos tienen datáfono únicamente para Multibanco, sobre todo en zonas menos turísticas. El sistema ha sido exportado a algunos países como Mozambique, Nigeria, Polonia o Angola. En España tendremos que seguir esperando a que se llegue a un acuerdo que propicie condiciones similares.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)