Tras el revuelo de hace unos días, cuando salió a la luz que Microsoft revelaba información de usuarios a petición de gobiernos para tareas de espionaje, y la posterior pregunta que hizo Reuters a la compañía sobre por qué esos usuarios no fueron al menos informados de ello, Microsoft va a cambiar su protocolo.

De ahora en adelante, como informa The Guardian, si la compañía tiene indicios de que un gobierno (como el chino en el caso anterior) intenta acceder a una cuenta de Outlook ajena, o directamente al sistema (casos de Windows 8 y Windows 10), Microsoft enviará automáticamente un correo al usuario afectado informándole de la situación. Así, al menos el usuario puede tomar medidas para mejorar la seguridad de su cuenta. Medidas como utilizar una contraseña mucho más compleja y única (no utilizada también en otros servicios o webs) y activar la verificación en dos pasos. Algo es algo.

Más de: MICROSOFT

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)